La tecnología ¿Amiga o enemiga de nuestros hijos?

Soy mamá y pedagoga, pero también amante de la tecnología. Es por eso que me hace mucho ruido cuando leo artículos que prácticamente satanizan que nuestros hijos pasen cualquier tiempo frente a la pantalla.

Mi niño mas grande tiene apenas dos años y ama jugar con la tablet y ver videos con su música favorita en youtube, y durante mucho tiempo me sentí culpable por cada minuto que pasaba frente a la pantalla, aún cuando el lo disfruta muchísimo. Pero pronto me di cuenta que no todo era negativo, ya que también del tiempo que utilizaba la tecnología, aprendía.

La mayoría de nosotros conocemos los efectos negativos de la tecnología en nuestros hijos, entre los que encontramos la obesidad, el sedentarismo, la adicción y el abandono. Sin embargo, poco escuchamos sobre los efectos positivos que puede tener en los niños, entre los que encontramos:

  • Con las aplicaciones adecuadas, se puede estimular el aprendizaje en áreas como la lectura, matemáticas, memoria, etc.
  • Los niños aprendan a utilizar correctamente la tecnología si los guiamos en su uso (también con nuestro ejemplo). Si se la prohibimos totalmente, cuando se topen con ella no sabrán manejarla, y es más fácil que caigan en un mal uso.
  • Es una actividad que realmente disfrutan, ya que pueden elegir aplicaciones que les llame la atención de acuerdo a sus gustos.
  • Puede aprovecharse para pasar un tiempo en familia, por ejemplo, con los videojuegos que permiten multijugadores.

Sin embargo, aunque vemos que puede tener muchos efectos positivos en el desarrollo de nuestros hijos, es necesario que tengamos cuidado que la utilicen de manera correcta. Para que el tiempo que pasen utilizando la tablet, computadora o videojuegos sea bien aprovechado, es recomendable tomar en cuenta lo siguiente:

  • Evitar que la tecnología se vuelva en la niñera.
  • Equilibrar el tiempo que utilicen en los aparatos electrónicos, de manera que nos aseguremos que también dedique tiempo durante el día a hacer ejercicio, al juego creativo, a las labores escolares y de la casa, etc.
  • No utilizar la tecnología como premio, sino como una actividad más de diversión.
  • Buscar en la medida de lo posible que el contenido sea educativo y divertido.
  • Limitar su uso antes de la hora de dormir, ya que puede causar alteraciones en el sueño.
  • Acompañar a nuestros hijos mientras la utilizan.

Como todo lo demás en la vida, la tecnología y el uso de pantallas en sí mismo no es malo ni perjudicial para nuestros hijos. Es el uso incorrecto, y el abuso de ella lo que puede traer un perjuicio en su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *