¿Cómo ayudar a mi hijo/a en la transición de primaria a secundaria?

El paso de primaria a secundaria supone un cambio importante en la vida escolar de nuestros hijos, y como cualquier cambio requiere un poco de tiempo para adaptarse. Como sabemos, no es igual para todos los niños, ya que algunos se adaptan más rápido que otros, y antes del primer bimestre estarán completamente inmersos en su nueva vida escolar, pero para otros será un paso más difícil que requerirá más apoyo de tu parte y del personal del colegio.

En ambos casos, es recomendable que los acompañemos en esta transición, para asegurarnos que suceda lo mejor posible y sobre todo, que sea un cambio positivo, y que puedan disfrutar su tiempo en la secundaria.

Pero, ¿por qué consideramos el cambio de primera a secundaria como un cambio tan importante? Aquí te amos algunas razones:

  • Pasan de tener a un solo maestro/a para sus materias base (aunque tienen ya maestro diferente para las clases especiales) a tener un maestro por cada materia. Esto tiene muchas implicaciones en su trabajo diario, ya que deben conocer a cada uno de sus maestros y su forma de trabajar y de evaluar.
  • Requiere más organización de su parte, ya que tendrán un horario con distintas clases y sus profesores no estarán disponibles todo el tiempo para ellos.
  • Los salones cambian, y tendrán muchos compañeros nuevos; lo que modificará la dinámica de su grupo y sus relaciones sociales.
  • La secundaria es la etapa en la que más se identifica como el paso a la adolescencia, ya que, aunque muchos niños comienzan a tener esta transición desde los últimos años de primaria, el cambio de sección y las nuevas libertades suelen ser más representativas de esta etapa.
  • Se espera de ellos más responsabilidad e independencia.

Una vez que revisamos las razones del por qué el paso de primera a secundaria supone un cambio tan importante en la vida de nuestros hijos, te dejamos con algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para ayudarlos en esta transición:

Estar al pendiente de los asuntos del colegio: Este puede ser un punto complicado, ya que una vez que nuestros hijos entran en secundaria debemos apoyarlos a ser más independientes, y eso requiere que les demos un poco de espacio, y no aparecernos todos los días en el colegio o llevarlos de la mano hasta la puerta. Sin embargo, es nuestro deber estar informados; es por esto que debemos aprovechar cuando la escuela tenga juntas y reuniones para mantenernos informados y conocer lo más posible sobre la vida escolar de nuestro hijo.

Ayúdale a organizarse de una manera más eficiente: Con todos los cambios que tendrá en el plano académico y social, a tu hijo/a le costará un poco de trabajo seguirle el ritmo a todo. Apóyalo enseñándole métodos para que se organice de una mejor manera y sienta que está en control de todo. Una de las herramientas más útiles para ayudarlos a organizarse es la agenda, aquí te dejamos un artículo que te explica cómo sacarle el máximo provecho.

Involucrarnos de una manera asertiva: Este es un punto es el que suele costarnos más trabajo como padres, y es normal, ya que también es una etapa de transición para nosotros. Tenemos que darles a nuestros hijos más independencia para que aprendan a ser responsables, pero no podemos soltarlos del todo, ya que aún están aprendiendo, y además están viviendo una etapa evolutiva (la adolescencia) que requiere un acompañamiento cercano de nuestra parte.

Ser pacientes y positivos: Es muy posible que en el tiempo en el que tu hijo/a tarda en adaptarse, se vea afectado su aprovechamiento académico y baje sus notas. Intenta apoyarlo durante este proceso en lugar de castigarlo, hacerle saber que está bien que pase por este proceso, pero que esperas que una vez que esté adaptado sus notas vuelvan a subir.

Aliéntalo a ser más independiente y a hablar por sí mismo: Si tu hijo/a llega a casa con alguna inquietud o duda, es importante que lo alientes a que intente resolverla primero él o ella misma. Es de vital importancia que no corramos nosotros al colegio pidiendo explicaciones o exigiendo respuestas, ya que eso les dará a nuestros hijos el mensaje que siempre estaremos para resolverles los problemas. En su lugar hay que orientarlos en cómo acercarse con su maestro/a para resolver el problema o situación.

Reconoce cuando pedir ayuda: Si ves que aún con estas recomendaciones, tu hijo/a sigue presentando dificultad para adaptarse a esta nueva etapa, es importante que pidan ayuda en el colegio. La mayoría de las escuelas tiene un encargado de grupo o titular, quien tiene la tarea de darle un seguimiento más cercano a los alumnos; es él o ella con quien debes comunicarte de primera instancia si tienes alguna inquietud.

LiliPreciado2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *