El Método Montessori, ¿Es el adecuado para mi hijo/a?

“El sistema Montessori es para todos los niños, pero no para todas las familias.” Wendy Lewis

El método Montessori ha tomado una fuerza renovada en los últimos años. En las redes sociales podemos ver desde habitaciones diseñadas de acuerdo a los principios del método, hasta el uso del famoso “frasco de la calma”, y el recordatorio de que personas como los fundadores de google e incluso el heredero más pequeño al trono de Inglaterra, fueron o están siendo educados de acuerdo a este método.

Seguramente todo esto nos hace preguntarnos si el método Montessori es realmente tan bueno; y si es así, si será el mejor método para nuestros hijos. Podemos comenzar respondiendo a la primera pregunta: si, el método Montessori es realmente bueno, como pueden llegar a serlo tantos otros métodos educativos. Pero la segunda pregunta, solo puede responderla cada una de sus familias, ya que, como todos los métodos de enseñanza, Montessori tiene unas características propias que pueden o no ser las adecuadas para nuestros hijos/as.

La principal característica del método Montessori, es respetar la libertad de cada niño. Esto se traduce en el salón de clase en la capacidad de cada niño de elegir con lo que va a trabajar, y de hacerlo según sus intereses, además de poderse mover dentro del salón, y manipular los materiales según su gusto. Sin embargo, esta libertad está acompañada de una serie de normas que guían el actuar del niño dentro del salón de clases, y que lo llevan eventualmente a autorregular su propio aprendizaje.

Para muchos padres de familia, esta libertad que tiene el niño sobre su propio aprendizaje, puede parecerles como falta de estructura o disciplina, ya que es muy distinta al método tradicional con el que la mayoría de nosotros fuimos educados. También puede ser que no todos los niños respondan de manera favorable a este estilo de autorregulación de conducta, y que requieran un sistema con más normas y regulación de medios externos (como castigos, consecuencias, etc.)

A diferencia de las escuelas regulares, el método Montessori ofrece un sistema más personalizado, enfocado a la necesidades e intereses de cada niño. Los grupos suelen heterogéneos, con niños de diferentes edades y con diferentes niveles de avances en las distintas áreas de conocimiento. Cada niño decide el ritmo al que irá avanzando, y los temas que trabajará cada día. Esto no significa que habrá temas o áreas que no trabajará, ya que ellos saben que al final de determinado tiempo, deberán completar los aprendizajes referentes a todas las áreas.

Todas estas características, hacen de Montessori, un método distinto, que puede o no ser adecuado para nuestros hijos, y para nuestras familias. Lo importante es tomar una decisión informada, y conocer a fondo las ventajas y desventajas que este sistema ofrece, y sobre todo si se adapta a las características de nuestros pequeños.

Es de vital importancia antes de tomar la decisión de inscribir a nuestros hijos en una escuela Montessori, que nos demos un tiempo de conocerla a fondo, realizar visitas al plantel, ver cómo aplican el método, y resolver todas las dudas que podríamos tener acerca de cómo será la educación de nuestros hijos en esa institución.

Para conocer un poco más acerca de este método, te invitamos a revisar el siguiente video que contiene una breve historia de María Montessori, y los principios fundamentales de su método de enseñanza.

video_icon

LiliPreciado2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *