¿Qué alimentos debe comer mi hijo/a antes de un examen?

Como papás, siempre buscamos que nuestros hijos tengan las mejores herramientas para triunfar en la vida. Cuando viene un examen importante, los ayudamos a estudiar hasta que están preparados, y nos aseguramos que lleven los útiles escolares necesarios para poder responderlo sin ninguna dificultad.

Pero hay una cosa que es igual de importante para tener éxito en los exámenes que haber estudiado todo el contenido, y es que nuestro cuerpo esté a su máxima capacidad, para poder concentrarse y resolver.

Para que nuestro cuerpo se encuentre al 100%, requiere una serie de condiciones, como, por ejemplo: que se encuentre sano, que haya dormido el tiempo suficiente, y que tenga el combustible adecuado para funcionar. Esto último se adquiere por medio de una alimentación adecuada.

Lo que comen nuestros hijos antes de un examen puede hacer la diferencia entre tener la máxima concentración y resolverlo de manera adecuada; a sentirse somnoliento, pesado, sin energía y no poder contestarlo correctamente.

Entonces… ¿qué puedo darle de comer a mi hijo/a para que pueda concentrarse mejor en su examen? Existen cuatro grupos de alimentos que son los óptimos para que nuestros hijos consuman antes de su prueba. Estos son:

  • Carbohidratos complejos: Como por ejemplo el pan integral, la avena y los cereales integrales (es importante evitar la harina refinada como el pan blanco o los hot cakes).
  • Proteínas: Como por ejemplo el huevo, jamón de pavo, pollo y yogurt griego (de preferencia natural para evitar el azúcar refinado, puede endulzarse con miel de abeja).
  • Grasas saludables: En especial omega 3, como por ejemplo los frutos secos, el aceite de olivo y el aguacate.
  • Azúcares naturales: En este grupo nos referimos principalmente a las frutas.

Además de estos alimentos, existe la creencia de que es bueno consumir chocolate antes de un examen. Esta creencia es cierta, pero debemos cuidar la calidad del chocolate, evitando aquellos comerciales que tienen un alto contenido de azúcar, y buscando los que tienen mayormente cacao natural.

Ahora que conocemos los alimentos que se recomiendan, vamos a ver rápidamente qué alimentos son los que debemos evitar:

  • Azúcares y harinas refinadas: Estos alimentos dan una rápida subida de azúcar, lo que parece positivo, pero el cuerpo envía una gran cantidad de insulina para digerirla y esto provoca que rápidamente la glucosa vuelva a bajar, provocando sueño. Un ejemplo de estos alimentos es: El pan dulce, las galletas y el cereal azucarado.
  • Alimentos fritos y grasas saturadas: Estos alimentos aumentan el trabajo intestinal, son más pesadas de procesar y el cuerpo envía más sangre a los órganos para poderlas digerir, dando sensación de pesadez y somnolencia. En este grupo tenemos, por ejemplo: papas a la francesa, gorditas, donas, etc.
  • Bebidas energizantes o con alto contenido de cafeína: Estos alimentos, además de ser nocivos para la salud de nuestros hijos, provocan una subida rápida de energía, que incluso puede provocar ansiedad y taquicardia, para después bajar de manera casi inmediata, provocando cansancio y sueño.

Una vez revisado los alimentos recomendados y los prohibidos, vamos a revisar tres ejemplos sencillos de desayunos que puedes preparar a tus hijos, la mañana antes de un examen.

  1. Huevo revuelto con jamón, un pan tostado integral, jugo de naranja natural y un puñado de nueces.
  2. Una taza de yogurt griego endulzado con miel, con fruta picada, almendras y cereal integral.
  3. Sándwich de pan integral, con jamón de pavo, panela y aguacate, y una pieza de fruta.

Es importante recalcar, que estas recomendaciones de alimentos podemos seguirlas todos los días, no solamente cuando nuestros hijos tienen exámenes. Les darán más energía para aprovechar al máximo su día, y mejorar su rendimiento en la escuela.

LiliPreciado2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *