Trastornos de la ansiedad en niños

La familia gran parte del día está bajo el famoso estrés de la vida contemporánea y de no canalizarlo adecuadamente, éste puede afectar en la salud física y el bienestar psicológico de cualquiera de sus miembros.

Es importante aclarar que la emoción del miedo ayuda a contener e impedir que un niño/a se exponga a situaciones de riesgo por carecer de las habilidades necesarias e incluso éste puede presentar sentimientos de; miedo, ansiedad o tristeza. Algunos pueden referirle al padre de familia CONSTANTEMENTE malestares físicos como dolor abdominal y/o de cabeza, diarrea, vómito, náuseas o tensión muscular.

El papel del padre o responsable del “pequeño/a” está en reconocer si el menor es incapaz de recuperarse de los síntomas mencionados en el párrafo anterior, ya que eso sugerirá sí su “miedo” pierde el rasgo de “normalidad” y se le considera “patológico”.

Cabe recordar que debido a que el ambiente familiar es un factor que influye en la forma que el niño/a responde a la ansiedad se sugiere:

1.- Un ambiente comprensivo

2.- Evitar minimizar los síntomas o culpar al menor de su “problema

3.- No hay que obligarlo/a a enfrentar situaciones cuando él/ella no posea las habilidades para hacerlo, y

4.- En caso de persistir ALTOS niveles de ANSIEDAD es necesario acudir con un profesional de la salud con el fin de recibir asesoría y brindarle las estrategias necesarias, pues de lo contrario resultaría ALTAMENTE perjudicial para el/la “pequeño/a”.

Ahora … sí el miedo, la inquietud, la irritabilidad, el miedo o la tristeza le impiden al niño/a realizar sus actividades (recreativas, educativas, socialización) o afectan sus hábitos higiénico-dietéticos (alimentación, horas de sueño, etc..), por tiempo PROLONGADO será necesario encontrar formas “sanas” de canalizar sus emociones.

Finalmente, lo que importa es que tu hijo/a se sienta seguro dentro del seno familiar para poder expresar sus emociones y encuentre el apoyo de sus padres en caso necesario.

No tienes que herir para enseñar, y no tienes que ser herido para aprender” (Gangaji)

Fer2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *